doloresdepalabra:

Georgia Th

→ http://doloresdepalabra.tumblr.com/post/70850779733/angel-callejero-ala-de-lluvia-estoy-hecho-un

doloresdepalabra:Ángel callejero, ala de lluvia, estoy hecho un desastre. 

Perdóname, todo lo que abrazo es helado.
Tengo marcados los sellos
de las discotecas en las manos todavía,
no encuentro el camino a casa
y lloro en cada hombro ajeno 
que consigo por la calle.
No creo que ningún poema venga a mí sin un castigo,
todo poema nace del infierno y mis palabras son espejos.

Ángel, angelito, delicadamente estoy hecho un desastre,
los perros que más amo tienen la piel de la calle 
derramada en ella, bordada, estrecha, desnuda,
ven cada ojo como un cielo, 
son estrellas,
y yo soy un desastre, angelito, 
muchacho etéreo, cabrón.

Llevo años escribiendo noches,
escondido,
noches enteras escribiendo años.
Soy inmóvil como el olvido, acalorado, tocando el pasaje 
y la ruta que desaparece con mi cuerpo,
inmóvil, como el olvido.
Busco contar una historia
donde se asiente esta chaqueta empapada,
donde el cielo sea un labio
y no una esperanza en la noche vieja,
busco contar una historia
y encenderla con este yesquero vacío,
busco que esa historia me cuente y me arrastre,
me cuente y extrañe,
me cuente desde el fondo del agua
y de la risa del viento que reposa
en mis pulmones rotos.
Ángel, ahora el corazón es una palabra
que palpita,
quiero ser esa palabra
en lo más hondo de mi vida,
en lo más hondo del amanecer que invento
volado y solitario
en las aceras agrietadas que marchan conmigo
en mi desventura,
voy perseguido por una palmada en el hombro
por un golpe que me hizo imaginar los ojos de este poema,
ángel callejero, viejo amigo,
sigo el sendero con el espíritu en la punta de los dedos,
sigo el sendero con el sonido de las motocicletas
que me hacen correr
hasta tomar buses donde duermo
soñando las canciones de la radio
y el silencio claro del paisaje,
quizá también sueño el tiempo,
quizá también sueño que mi agresiva voluntad
destruya lo que más quiero
junto a la piel roída de las noches de mis años,
ángel, conozco canciones que se han destruido
antes de ser cantadas,
y yo soy así,
soy como esas cosas que se acaban
sin saber que mueren.

Jesús Montoya

Un amigo puede estar en un clip oxidado.
O en una carta de tarot entre las hojas del otoño.
Un amigo puede estar entre los barrotes de una mazmorra
o abrazado a un fusil en una fría trinchera,
un amigo puede estar al doblar la esquina,
o en un control al norte y al sur de la frontera,
un amigo puede estar buscando un amigo,
un amigo puede estar siguiendo una estrella
o domando el viento y acariciando la hierba,
un amigo puede estar mirando el mar
y las olas entre los ojos de la ausencia,
o viajando solo sobre las huellas del tiempo.
Un amigo puede ser una duna o una montaña,
un amigo puede ser una tumba en un campo de minas,
un amigo puede estar oculto para ser visible,
o estar huyendo hacia la libertad,
un amigo puede estar despierto para no soñar
o estar dormido para no molestar,
un amigo puede desaparecer al cruzar el umbral
o ser torturado por pensar o por hablar,
un amigo puede ser maltratado por escribir o dibujar
un amigo puede ser maniatado por la verdad.
Un amigo puede ser asesinado por sentirse diferente
por reclamar sus deseos de libertad,
un amigo puede ser deportado hacia el fondo del mar
o condenado a un viaje a la oscuridad.
Un amigo, una amiga,
en estos momentos está gritando el dolor del mundo
en una cárcel en el centro de la ciudad.
En las profundas fosas del espanto,
un amigo es el triste y continuo dolor
que pende sobre la conciencia de la humanidad.

Mohamed Salem Abdelfatah, Ebnu

englishsnow:

 Beth Lane

(via w-hitefawn)